Buscar una casa decente en Tokio

Aviso para navegantes: El titular de este artículo es misión casi imposible. Digo casi por dejar un rayo de esperanza que siempre puede iluminarnos en la vida.

Que los japoneses viven en casas muy pequeñas eso ya es famoso. Que son caras, también lo sabemos. Que viven en plan minimalista, cuidado. Más bien viven entre montones de cosas por todos lados por la falta de espacio. El verdadero minimalismo está en otra parte. Lo que esconden los japoneses en muchas casas es una gran falta de comodidad. Y de la falta de comodidad a lo humanamente decente solo hay un paso, que es preferible no dar, mejor plantarse. Quizá parezca exagerada. No lo soy para quienes vengan de países europeos o del continente americano a instalarse a las urbes niponas.

Antes de trasladarme a una ciudad muy cercana a Tokio, situada a cuarenta minutos en tren al este de la capital, comencé la búsqueda por Internet en las inmobiliarias. Los  particulares no alquilan y las viviendas están en manos de este gran negocio. Pasé jornadas entretenidas, pero un poco agobiada, puesto que el precio desorbitado para un pequeño espacio reducía nuestras condiciones hogareñas a un estado peor. Finalmente encontramos la nueva morada que, aunque no es ideal, pienso cumple los requisitos de una decente comodidad.

Aquí diez conclusiones del viacrucis nipón, sin ánimo de desanimar a nadie, solo por ser transparente con mi suerte:

  1. Aspirar a más de dos habitaciones es un lujo no apto para todos los salarios. Al final hemos conseguido una de tres habitaciones, pero es un milagro del destino y las habitaciones para dormir son minis, en el sentido de no sé si me caben dos mesillas! Referencia: Estamos hablando de un rango de vivienda familiar de entre 50 a 68 m².
  2. Cuidado con los pisos de nueva construcción, son más bonitos pero más pequeños que los de hace dos décadas. Preguntar siempre el tipo de construcción. Hay algunas casas que no tienen buena insonorización y se oye al vecino sorbiendo fideos.
  3. La búsqueda en línea es posible porque aparece toda la información, fotos, precios y mapas. Ojo con algunas de las imágenes pues pueden llevar a engaño y ser de otras habitaciones.
  4. Todas las viviendas japonesas vienen sin electrodomésticos, sin muebles y a veces ni luces. Esto es un enorme fastidio que hay que superar.
  5. Cuanto más cerca al supermercado y a la estación más sube el precio, pero en ciudades grandes pagar la diferencia es recomendable. Nota para los poco escrupulosos: Si no te importa vivir al lado de un cementerio, son las viviendas más baratas.
  6. Los japoneses andan muy retrasados en la protección de ciudadanos vulnerables: ¡Los edificios con menos de cinco pisos no tienen ascensor! Me duele pensar en todas las madres que cargan los carritos piso arriba y piso abajo, o en las personas mayores, en sillas de ruedas o lesionadas que preferirán no salir por no poder salir. Ya les vale.
  7. Prácticamente todas las casas cuentan con un pequeño recibidor para quitarse y guardar los zapatos, una cocina comedor y un balcón que sirve para tender y observar el vecindario de vez en cuando. ¡Ah! Solo un baño por vivienda…
  8. Anécdota personal: Al entrar en mi nueva casa, el lavabo era indecente. No correspondía con la foto. La inmobiliaria, unos chupa-sangre de mucho cuidado, reconoció el error. Estaba tan molesta que les dije que cancelaba la reserva porque ese lavabo era de motel de los años setenta, que era incapaz de usarlo y cualquier visita me haría sentir avergonzada. Aunque me aseguraron que era imposible cambiarlo, tras dos días de silencio, la queja ha funcionado. Ponen uno nuevo. ¿Qué pasa que en Japón nadie se queja aunque vivan años con un lavabo indecente? ¿No hacen nada hasta que llega una extranjera y les saca los colores? ¿Hacen la vista gorda a la comodidad de la gente? ¿Por qué tanto conformismo?
  9. Antes de que entren los nuevos inquilinos, un equipo de profesionales se encarga de arreglar cualquier desperfecto, pintar, cambiar el suelo de tatami si la casa dispone de él, limpiar a fondo la bañera japonesa y cualquier rincón. Los problemas siempre se discuten con la inmobiliaria, intermediaria en todo.
  10. Limpiar es más fácil cuando hay menos metros que ensuciar 😉
Anuncios

2 comentarios

  1. Juanba Grau pelegri · · Responder

    Cuanto tiempo q no te leía….

    Muy bien…

    Juanba

  2. M. Salud Hola · · Responder

    Hola Caracola !!…Ya estás de vuelta .
    No pares de contarnos anécdotas de tus viajes y experiencias .
    Que maravilla es viajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: