Último adiós a Lima

Se acabó lo que me regaló el Perú. Más de dos años de limeña intensidad, como madre primeriza y como periodista en América Latina.

Sentimientos encontrados me asaltan: marcho satisfecha por lo aprendido de este país cultural y mestizo, pero nostálgica ya por las emotivas despedidas. ¡Estoy abrumada por el cariño que me habéis hecho sentir estos últimos días!

Mi casa, esté donde esté, queda abierta a mis compatriotas españoles, ¡Volvamos a cantar a voz en grito las canciones que nos vieron crecer echando de menos España entre gintonics! O a arrastrar juntas carritos de bebé en la distancia del mundo.

Bienvenidos serán mis “patas” de Unesco, porque la organización lo fue todo durante un periodo y ustedes también.

Me quedaré esperando a mi taxista peruano
favorito, que antes fue el de mi abuela en una de esas maravillas del destino.

Guiaré a mis queridas amigas peruanas, como ellas lo han hecho por mí en Lima la gris.

Agasajaré con comida asiática a mis amigos peruano japoneses y peruano chinos, con los que siento una especial conexión, ¡Gracias por compartir conmigo la fascinante historia de migración en el Perú, abrirme APJ, Chepén y descubrirme el barrio chino más antiguo de la región! ¡Qué suerte la mía poder ir de la mano de una gran amiga y académica francesa!

Lamentablemente ya no tendré al mejor vecino, casi hermano, imposible encontrarle reemplazo a su caponata y a todo él. Siempre nos quedará esa promesa pendiente…

Esperaré también a mi Vera, verita, Vera, por los años que Lima nos ha regalado para seguir sumando etapas a nuestra amistad de infancia.

Y a Eli, inolvidable, por su apoyo diario y amor reservado.

En mi maleta me acompañan, cómo no, protecciones de Santa Rosa de Lima, la Virgen de Guadalupe y el Señor de los Milagros, la música afroperuana y el recuerdo de Susana Baca, textos de la papa peruana, la sal de maras, toritos de pucalpa, artesanía de vivos colores y libros, muchos libros de literatura peruana.

Se cierra un capítulo y lo sello con una gran sonrisa y también lágrimas. De agradecimiento, eso sí. ¿Y por qué no un…? ¡Arriba el Perú, carajo!

Anuncios

Un comentario

  1. Juanba Grau pelegri · · Responder

    Muy muy bonito….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: