Interpretando el silencio nipón

By Caracol@

Vista del monte Fuji en invierno

Hablar japonés es, por supuesto, un reto personal y profesional a veces difícil y a veces divertido. Como hablar cualquier otra lengua. Sin embargo, el contexto cultural y social en el que se enmarca esta lengua asiática no está exenta de una rigidez y un control que hay que saber dominar si uno no quiere desesperar. Es una lengua repleta de registros y jerarquía. Donde las mujeres utilizan expresiones propias y los hombres arrastran más las palabras. Donde hablándole al jefe los verbos son más complejos mientras que con un subordinado las frases se acortan. Donde existen muchas onomatopeyas y sonidos asertivos. Donde los silencios comunican y la espontaneidad no es común. De nada vale hablar el japonés del anime o del manga en una sociedad donde la responsabilidad, la educación y el respeto al prójimo son primordiales. De nada de todo esto era yo consciente cuando me embarqué en su aprendizaje, pero poco a poco me fui dando cuenta de que a veces, un silencio nipón dice más que mil palabras. Y un gesto a penas visible en medio de una conversación puede significar más que la respuesta dada.

Muchos estudiantes de japonés aprenden el idioma a través de las películas animadas o de los mangas de moda, pero esto de poco sirve en la vida real a nivel personal o profesional. Recuerdo una anécdota de cuando llegué a Japón la primera vez. Todavía no hablaba japonés. Pero veía a un compañero norteamericano de la residencia hablarlo con mucha fluidez. Él llevaba estudiando el idioma algunos años en su país y era un gran fanático del anime japonés. Cuando hablaba, a mis ojos, era fluído. Pero me llamaba la atención la cara velada de los japoneses que le escuchaban. Estos eran universitarios y aunque no lo hacían patente, podía entrever en sus casi imperceptibles gestos, en la mirada de sorpresa, en la educada sonrisa y en sus respuestas, que algo no cuadraba. Hasta que le pregunté a una de las japonesas y me sacó de dudas. El japonés del extranjero era efectivamente japonés, pero no el adecuado para usar en sociedad con nadie. Sino dentro de un manga o de una película o como mucho con algún amigo muy cercano. No era el caso pues no se daba esa amistad entre los interlocutores japoneses que le escuchaban, que sorprendidos de escuchar a un extranjero hablar como en el manga que leían no se lo hacían ver, callaban, le respondían y hasta el día siguiente. Pero no podían evitar gesticular de una manera distinta, casi invisible. Y ahí radica el misterio de sus silencios.

Aprender a detectar esos gestos velados y silencios escondidos ayuda mucho a la hora de relacionarse en esta sociedad. Y sobretodo es clave a la hora de trabajar como intérprete del idioma. Como al principio no les entendía, pues mi japonés era limitado, me dedicaba a observar como se comunicaban, los gestos, la mirada en la comunicación y así, al mismo tiempo que aprendía el idioma fui leyéndoles. Lo hacía inconscientemente, más que nada por curiosidad, pero fue imprescindible a la larga y agradecí haber adquirido esa costumbre. Como aquella vez en la que uno de mis jefes me llevaba a las reuniones de trabajo como mera observadora y aunque estas eran en inglés, al acabar quería mis impresiones e interpretaciones sobre lo que no se había dicho y cómo se había desarrollado.

Por tanto, a la hora de comportarse en el país, como extranjeros, es importante respetar sus costumbres y sin llegar a imitarles ser conscientes de la importancia de pasar desapercibidos. Muchos estudiantes de japonés me piden consejos. Siempre les doy el mismo: observadles y aprended. Mejor no hacer nada que ser espontáneo. Controlarse. Como ellos. En ocasiones esta rigidez puede resultar agobiante, pero es el precio por introducirse en su mundo. Y cuando haya un silencio de más de dos segundos tras una pregunta o una afirmación de la que esperamos comentario, mirarles a los ojos e interpretarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: