Una sacudida al corazón

¿Es la vida una continua despedida? A esta triste idea se viene aferrando el corazón. No sólo la lejanía y la distancia física marcan las despedidas emotivas cuando partimos a otros destinos, que también. A esas despedidas de hasta pronto, bien que mal, llevo acostumbrándome casi una década de vaivenes geográficos. La distancia pesa en la nostalgia, pero si el exilio no es impuesto ni obligatorio se aligera la carga. Y se vive esperando. El transcurrir sin freno del tiempo anestesia las ansias de verse de nuevo, pero llegado el reencuentro la alegría indescriptible compensa el esfuerzo.

Sin embargo, ocurre que un nuevo enemigo sale al paso y deja la despedida incompleta, suspendida para siempre. Esa culpable es la insoportable muerte, que sin previo aviso impone al alma ese infinito alejamiento. Una sacudida eterna al corazón. Cuesta y mucho, asimilar la despedida repentina. Incomprensible y dolorosa. Injustificada e irremediable. Se puede uno cobijar en el recuerdo, en las memorias vividas. Pero incluso éstas son traicioneras y llevan consigo lágrimas de pena.

Anuncios

Un comentario

  1. En mi memoria quedan muchas despedidas tristes….pero mi esperanza es que volvamos a encontrarnos en algun lugar en el tiempo. Vivamos pues disfrutando de los momentos magicos que nos da la vida y digamos ……hasta luego a los que se han quedado sin nuestra compañia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: