Moda española en Japón

Cuatro días ha durado la aventura de la moda y la interpretación del japonés en Milán. Y qué tendrá que ver la moda con el japonés en Milán? En Italia se celebra dos veces al año una de las ferias mas importantes de la moda mundial en la que la piel es la protagonista y con ella fabricantes de zapatos, bolsos y complementos de todo el mundo presentan sus colecciones y esperan impacientes pedidos internacionales.

Por supuesto, España no podía faltar y tampoco los clientes japoneses, amantes de la moda europea y buscadores de productos originales y de calidad. Y ahí es donde la interpretación me han permitido, de nuevo, participar en una feria internacional donde debe facilitarse la comunicación entre empresa y cliente, y entre culturas la mayoría de las veces. Básicamente, servir de enlace. Más complejamente, controlar que una falta de entendimiento lingüístico o cultural no condicione una negociación.

Y ocurre a veces que además de disfrutar con lo que haces, te llevas a casa una amistad nueva. En este caso se trata de una compañera japonesa, parte de nuestro equipo y que también hacía de puente hispano-japonés. Inteligente, simpática y avispada. Excelentes dotes comunicativas y alegre. Trabajando a penas podíamos compartir momentos, pero terminada la jornada nos desplazábamos en metro por un Milán gris y es entonces cuando comenzaban horas de risas, experiencias compartidas y espontánea amistad.

Algunos momentos han sido surrealistas y casi nos hunden el humor, como aquel en el que hambrientas y con ganas de una refrescante cerveza (o dos) nos quedamos tiradas a las ocho de la tarde en los suburbios de la ciudad industrial. La lluvia y el frío junto con todos los restaurantes y bares cerrados intentaron amedrentarnos. Un supermercado milagrosamente abierto nos consoló y unas birras Peroni en el triste hall del hotel nos supieron a gloria! Como colofón la última noche, cuando en plena huelga general de transportes en Italia y con un tobillo torcido acabamos comiendo la peor pasta jamás probada y haciendo una cola de dos horas para conseguir un taxi que nos devolviese a nuestro refugio urbano.

Suerte que la compañía de esta maravillosa japonesa es un lujo que hubo que aprovechar, aunque durase pocas horas y fuese entremedias de un stand de moda a otro, de pie en un metro abarrotado o en medio de la lluvia milanesa. Durante cuatro días compartimos más que experiencias laborales, confidencias y formas de pensar. Por cierto: Es la única japonesa que conozco hasta el momento que se despide con dos besos bien dados. Olé por ella!

Y mientras me llevaba una nueva amiga a casa, misión cumplida en Italia: la moda española llegará a Japón y a muchos otros países.

Anuncios

2 comentarios

  1. Me alegro k lo pasaras bien y encontrsses nuevss y buenas amistsdes……!!!esa es la caracola k yo conozco……..

  2. Hola Caracola!! 🙂
    Me ha gustado leer tu experiencia en tierras milanesas. Estoy segura que fue una experiencia gratificante…tanto en lo personal como en lo laboral!! Las nuevas amistades siempre son bienvenidas. Un beso grande para mi hispana-japonesa favorita! Ashiiteru ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: